En el caso de la Brocha debemos siempre recordar que cuando es nueva se recomienda impregnarla del solvente utilizado, esto para eliminar las cerdas que no estén bien adheridas y el exceso de tinte, cuando se acaba de utilizar se recomienda que se limpie enjuagándola varias veces con solvente limpio para eliminar por completo los residuos del producto que aplicamos.

Al dejar la brocha en solvente las cerdas se hacen rígidas y se quiebran en aplicaciones posteriores, es por esto que resulta muy importante recordar que se debe dejar evaporar el solvente por 15 minutos para posteriormente darle un lavado con jabón ó detergente para suavizar las cerdas. Este procedimiento te dará la oportunidad de obtener un mejor resultado.
Hablando de la Pistola convencional; para utilizar este equipo durante este método debemos tomar en cuenta que la aplicación resulta ser más costoso, ya que requiere de un compresor al cual hay que proporcionarle un mantenimiento preventivo menor con la finalidad de disminuir riesgos en la operación y aumentar su rendimiento.

Para el cuidado básico del compresor se debe mantener su nivel de aceite, en caso de que así lo requiera, purgarlo diariamente antes de su uso para eliminar condensados, esto para asegurar una buena calidad de aire y que no afecte en la aplicación, además se recomienda usar un filtro de agua y aceite a la salida del tanque.

A la pistola sólo hay que mantenerla limpia, se recomienda una vez terminado su uso, aspersar únicamente con el solvente utilizado, posteriormente lavar el vaso y el cuerpo de la pistola con un trapo impregnado del mismo solvente.

Esto mejorara y beneficiara mucho el rendimiento del producto, lo que aumentara la posibilidad de obtener un mejor resultado.

Para un mejor acabado utiliza una pistola con vaso de gravedad.